Cuando los hijos se vuelven los padres de los padres


La eterna juventud es una aspiración tan antigua como la humanidad. La medicina moderna ofrece tecnología para diagnóstico y tratamiento, junto con la salud pública y la prevención, el avance del conocimiento biomédico y sus aplicaciones prácticas han aumentado la expectativa de vida hasta el punto de que la edad máxima teórica en la actualidad se estima en ciento veinticinco años. La población mayor de sesenta tiende a crecer por todo el mundo, en especial en los países más desarrollados, claro está. Un estado de cosas que también plantea un dilema ético: un grupo enarbola la idea de que la longevidad es un logro y es legítimo que la inmensa mayoría viva todo lo que más se pueda; mientras que otro sector argumenta que no es natural tener una vida tan larga, por un lado, implica desafíos para los gobiernos y los sistemas de salud por los costos y exigencias del cuidado del paciente geriátrico y además consideran la longevidad un atentado contra el equilibrio frágil de la ecología de nuestro planeta.

La vida tiene límite. Los telómeros, las secciones terminales de la doble hélice de ADN, se comportan como reloj que limita la división celular. La telomerasa, enzima que interviene específicamente en la replicación de estas regiones, reconstruye de manera incompleta el telómero durante la replicación, de modo que en condiciones normales este proceso solo puede darse un número finito de veces. Las células cancerosas son las únicas inmortales. Así que el elixir de la eterna juventud es una quimera, y, aun así, no falta el charlatán asegurando que vende a cambio de una módica suma el jarabe, la crema o el emplasto que él mismo prepara con una fórmula secreta y milenaria, orgánica y natural, sin efectos adversos y de eficacia comprobada.

No existe la vejez sana. El riesgo de enfermar aumenta con la edad, pues el envejecimiento es los cambios degenerativos en todos los sistemas del cuerpo, cambios subrepticios que empiezan desde que se completa el crecimiento y el desarrollo. Vivir tiene consecuencias. Sería inagotable enumerar en este momento las maneras en que se presenta este proceso inexorable y progresivo. En el sistema nervioso, por ejemplo, se manifiesta tanto con cambios cognitivos, tales como los que se asocian con la demencia senil, como con alteraciones de la motricidad, este es el caso del Parkinson, y en el sistema cardiovascular las incidencias de la hipertensión arterial y el infarto son mayores cuanto más avanzada es la edad; pero también hay alteraciones osteomusculoesqueléticas y cambios en los órganos de los sentidos, como en el caso de las reducciones en la agudeza visual y la audición, mientras que los sistemas inmunológico, digestivo y genitourinario también se deterioran, sin olvidar los cambios en la piel y las faneras, solo para mencionar algunos aspectos de este proceso fisiológico. Incluso, con el paso de los años, se hace más probable tener alguna forma de cáncer. Gabriel García Márquez se refería a esta etapa como 'el basurero de la vejez'.

A lo sumo que puede aspirarse es a envejecer bien. Lo que se busca es adaptarse a las limitaciones que la condición humana impone: tratar las enfermedades según vayan apareciendo por el camino de la vida, manteniendo hasta donde se pueda la autonomía, junto con los vínculos emocionales. Y no solo me refiero a que la solución para la vejez es la vida en pareja, pues envejecer acompañado, en el sentido romántico de la expresión, también tiene sus complejidades. Aludo a que envejecer bien supone permanecer en relación con el mundo y sus habitantes: las relaciones familiares, los amigos, las actividades como el trabajo, en ciertos casos, y en general una capacidad de goce y satisfacción. Me refiero a la habilidad de adaptarse a las circunstancias cambiantes, lo cual demanda elaborar los duelos ante los avatares que supone entrar en esta época de la vida. Sabiduría es la capacidad de confesar que se ha vivido.

Y solo la salud mental, por la capacidad de duelo y de aprender a partir de la experiencia, hace posible envejecer bien a pesar de las malas noticias que siempre trae esta etapa. No solo se trata de la pérdida de la salud y de la vitalidad, de los cambios que se ven todas las mañanas en el espejo del baño ni de que envejecer es como entrar en un túnel puesto que muchas decisiones ya se tomaron, no queda tanta libertad de maniobra como antes. Toda la familia entra en duelo al percibir las transformaciones cada vez más evidentes que anuncian el envejecimiento de los padres. La capacidad de encarar los hechos tozudos, cosa que no siempre es fácil, lleva a que se modifique la dinámica familiar. Los hijos se vuelven los padres de los padres. Una nueva situación en que se encargan del cuidado y de la protección de los viejos, contrario a lo que pasaba antes, cuando los padres eran los padres de los hijos. Es toda una transformación en la mentalidad familiar, ya que los hijos adquieren la capacidad de asumir su responsabilidad generacional mientras que los padres acceden a entregarles la nueva posición de adultos responsables. Claro que también hay que considerar que existen personas que afrontan solas la vejez. El anciano aislado y desamparado está en desventaja.


Dr. Santiago Barrios Vásquez - Médico Psicoanalista - Miembro Titular de la Sociedad Colombiana de Psicoanálisis


Y solo la salud mental, por la capacidad de duelo y de aprender a partir de la experiencia, hace posible envejecer bien a pesar de las malas noticias que siempre trae esta etapa. No solo se trata de la pérdida de la salud y de la vitalidad, de los cambios que se ven todas las mañanas en el espejo del baño ni de que envejecer es como entrar en un túnel puesto que muchas decisiones ya se tomaron, no queda tanta libertad de maniobra como antes. Toda la familia entra en duelo al percibir las transformaciones cada vez más evidentes que anuncian el envejecimiento de los padres. La capacidad de encarar los hechos tozudos, cosa que no siempre es fácil, lleva a que se modifique la dinámica familiar. Los hijos se vuelven los padres de los padres. Una nueva situación en que se encargan del cuidado y de la protección de los viejos, contrario a lo que pasaba antes, cuando los padres eran los padres de los hijos. Es toda una transformación en la mentalidad familiar, ya que los hijos adquieren la capacidad de asumir su responsabilidad generacional mientras que los padres acceden a entregarles la nueva posición de adultos responsables. Claro que también hay que considerar que existen personas que afrontan solas la vejez. El anciano aislado y desamparado está en desventaja.

Envejecer bien es un estilo de vida. Hay que cuidar del cuerpo: mantener un peso adecuado, ejercitarse, evitar el tabaco y otras adicciones, cuidarse del sol, hacer revisiones médicas periódicas para identificar y corregir factores de riesgo, eso sin mencionar la disciplina que demanda hacer tratamientos oportunos, tratamientos que con frecuencia implican complicaciones y efectos adversos. Pero también hay que tener resuelta la situación financiera: de qué se va vivir en los años dorados y cómo se van a cubrir los costos de la salud. La jubilación es el reposo antes del reposo eterno, asunto que preocupa al mundo entero: cada vez hay más ancianos y la vida es más larga, lo cual supone unos costos impagables.

Otra consecuencia de la longevidad y el progreso es que la poligamia secuencial se ha vuelto común: es frecuente que las personas tengan varias parejas durante sus largas vidas, incluso más de una familia, y, por supuesto, múltiples sociedades conyugales. Es mejor que todo quede claro. Esta es una actitud conciliadora y amorosa, después de todo el derecho de familia ya está inventado y los protocolos de familia existen. El problema de la muerte es de los vivos.

De modo que envejecer lo afecta todo: la salud física y mental, la situación material y la productividad, el sistema de salud, la industria que gira alrededor de la salud y el Estado. Este es un proceso psicosomático que se descubre en la relación consigo mismo y con los demás, de modo que sí es posible envejecer bien. Muchos tratan a los viejos con condescendencia y comprensión, con respeto y admiración, con curiosidad y ternura, pero también existen casos ignominiosos de abandono, abuso, explotación y humillación. La familia y la sociedad se encargan de sus ancianos hasta el último día, en condiciones ideales, claro.


Dr. Santiago Barrios Vásquez

Médico Psicoanalista - Miembro Titular de la Sociedad Colombiana de Psicoanálisis



En la medicina moderna la terapia es dirigida


La medicina personalizada individualiza y dirige la atención médica con base en la información única que cada persona posee. Con el avance de la ciencia y la tecnología cada día es más factible tratar a un paciente como a un original.



Dr. Daniel Ciriano - Director Médico de Roche Latinoamérica


El estudio de diversas patologías con el transcurso de los años ha llevado a que la medicina cada vez tienda a tratar al paciente de manera individual, pues cada ser es, por así decirlo, un universo distinto. La medicina personalizada es una de las últimas tendencias para el desarrollo de medicamentos que de manera individualizada "gestionan" las enfermedades.

Mediante el uso de pruebas diagnósticas específicas, los médicos ahora pueden predecir qué tan bien responde un paciente al tratamiento de algunas enfermedades o condiciones médicas. Estas pruebas también permiten a los médicos determinar la dosis adecuada y la duración del tratamiento. Hacer coincidir a un paciente con el mejor tratamiento con base en sus marcadores biológicos específicos, es la esencia de la medicina personalizada.

El cáncer de mama es un buen ejemplo, afirmó el doctor Daniel Ciriano, director médico de Roche Latinoamérica, durante el foro anual Roche Press Day 2018, cuyo objetivo fue establecer conversaciones sobre temas de salud en toda América Latina y fomentar un intercambio entre diversos sectores vinculados a los servicios de salud. En la medicina personalizada de precisión para el cáncer se usa información específica del tumor de una persona con el fin de facilitar el diagnóstico, planificar el tratamiento, determinar si el tratamiento es eficaz o dar un pronóstico. Ejemplos de medicina personalizada de precisión son el uso de terapias dirigidas para tratar tipos específicos de células cancerosas, como las células de cáncer de mama positivas al HER2, y el uso de pruebas de marcadores tumorales para el diagnóstico del cáncer.

Para Ciriano, la medicina personalizada ha sido parte del tratamiento contra el cáncer durante más de una década y ha dado lugar a un cambio en el conocimiento y la práctica de la atención médica. "Si bien los beneficios de la medicina personalizada para los pacientes son claros, este enfoque tiene implicaciones significativas para todas las demás partes interesadas en el sistema de atención médica, por ejemplo, médicos, proveedores de servicios de salud, diseñadores de políticas públicas y reguladores. En este sentido, ahora sabemos que el cáncer de mama no es una, sino muchas enfermedades diferentes y se clasifica de acuerdo con las proteínas (conocidas como receptores) que recubren la superficie de las células cancerígenas. Con el desarrollo de la medicina personalizada ahora los pacientes se pueden beneficiar de tratamientos específicos basados en la presencia de defectos genéticos específicos o biomarcadores en su tejido porque se concentra en entender mejor lo que pasa en cada individuo que tiene la enfermedad, ya que todos los pacientes son diferentes".

Para los gobiernos, lo más importante es evaluar el beneficio económico de los tratamientos dirigidos en tiempos de presupuestos limitados, explicó Ciriano. "La medicina personalizada permite un uso eficiente de los recursos mediante la identificación de grupos de pacientes que se pueden beneficiar de medicamentos dirigidos, evitando algunos de los efectos secundarios asociados con la quimioterapia, y ahorrando un tiempo valioso con el tratamiento adecuado en una fase temprana".

Con este tipo de práctica, según el doctor Ciriano, la medicina se puede acercar de una manera más precisa y saber cómo se comporta la enfermedad en ese paciente y comparar con otros pacientes con el mismo perfil. "La profundidad en el conocimiento del genoma humano, la innovación en el desarrollo de medicamentos biotecnológicos cada vez más complejos y poder comparar la respuesta de los pacientes a un mismo tratamiento en diversos lugares del lugares de mundo haciendo uso del Big Data va a permitir cambiar el impacto tanto del cáncer de mama como de otras patologías en América Latina".

Comprender la base molecular de la enfermedad y desarrollar fármacos dirigidos junto con las herramientas adecuadas de diagnóstico es el camino de la medicina moderna. Como resultado de ello, los avances científicos y un mayor conocimiento de las enfermedades perfilan el camino que los proveedores de servicios de salud ya están trabajando y que será aún más importante en el futuro.


Agenda 2030 para el desarrollo sostenible


Si bien existen importantes diferencias entre los países y regiones de América Latina, las tasas de supervivencia a cinco años de cáncer de mama rara vez supera el 70 por ciento debido a condiciones como el bajo nivel de concientización acerca de la enfermedad, el diagnóstico tardío, la falta de recursos médicos, el acceso limitado a tratamientos efectivos y la carencia de recursos de salud pública. De hecho, aproximadamente un 30 a 40 por ciento de los casos de cáncer de mama en América Latina se diagnostican en etapa metastásica.

La agenda para el desarrollo sostenible (ODS) de las Naciones Unidas reconoce que las ENT, como el cáncer, son un gran desafío y aboga por el compromiso de los gobiernos y los actores de los sistemas de salud para reducir la carga que representan. Uno de los objetivos del desarrollo sostenible es decrecer en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles mediante la prevención y el tratamiento. El otro fin consiste en promover el compromiso decidido a favor de alianzas mundiales y cooperación. Asimismo, algunas de las prioridades incluyen mejorar el acceso a cuidados integrales de la salud para las ENT, diseñar un mapa de ruta para abordar el tratamiento de las ENT, establecer asociaciones efectivas para promover el diálogo e impulsar políticas públicas y facilitar el acceso más sostenible a tratamientos innovadores.

Las ciudades pueden ser los motores clave de una respuesta mundial coordinada para reducir la desigualdad en el acceso a la atención oncológica. Al crear una plataforma para respaldar esta respuesta, la UICC y la comunidad global de lucha contra el cáncer pueden trabajar en conjunto con actores clave de las ciudades para mejorar la salud de sus ciudadanos y ayudar a lograr una mayor sostenibilidad en sus comunidades, explicó el doctor Rolando Camacho, experto internacional en control del cáncer y asesor de la UICC.

En Colombia, Cali es el centro de referencia del sudoeste colombiano para pacientes que necesitan recibir cuidados médicos de alta complejidad por tratarse de la ciudad más poblada de la zona (2.4 millones de habitantes) y cuyo sistema de salud presta servicios a cerca de nueve millones de personas. Además, cuenta con el primer registro de cáncer de base poblacional de larga trascendencia en América Latina. Estas características convierten a la ciudad en la candidata ideal para la implementación de C/Can 2025. De esta forma, Cali ya ha implementado la primera fase del programa, que implica la evaluación de las principales áreas de mejora, y ha concluido un informe de evaluación integral de necesidades con el aporte de más de 180 partes interesadas. La iniciativa se encuentra en proceso de desarrollo de planes destinados a abordar los desafíos identificados para brindar una mejor atención a los pacientes. El uso efectivo de los recursos en salud resulta esencial para mejorar el diagnóstico oportuno del cáncer y el acceso a los tratamientos para disminuir la mortalidad de esta enfermedad.